El propósito del inversor

Pero, ¿Y ahora?¿Es la rentabilidad el único factor determinante?

Por suerte, no. 

El mundo del emprendimiento ha evolucionado enormemente en los últimos años. Gracias a la era digital, el número de emprendedores crece día a día, y la rentabilidad ya no es la primera motivación. Ni para el inversor, ni para el emprendedor.

El emprendimiento se está humanizando, y cada vez son más los factores capaces de ilusionar, seducir y motivar a un inversor a formar parte de un proyecto.

¿Cuáles son esos factores?

  • Aportar un cambio social: Cada día somos más conscientes de los problemas que nos rodean e intentamos hacernos más responsables de ellos. Los inversores también luchan por construir una sociedad mejor, por ello, los proyectos pensados para aportar un cambio social siempre resultarán mucho más interesantes.
  • Ayudar al talento: Muchos inversores quieren ayudar a jóvenes talentosos a construir su camino. Se sienten realizados ofreciendo no sólo una ayuda como inversor, sino también como mentor. Su propósito se centra en hacer subir, crecer y destacar el talento de las generaciones más jóvenes.
  • Conexión emocional: Existirán ocasiones donde la motivación del inversor será completamente emocional. El proyecto le hará feliz y le ilusionará, por ello, las otras variantes quedarán más en un segundo plano.
  • Innovación: Ser el primero puede ser un gran aliciente. Formar parte de un cambio grande, de un antes y después, es una gran fuente de motivación para muchos inversores.
  • Factor humano: Todos los proyectos con fines humanitarios conseguirán a sus inversores por compartir los mismos valores y la misma lucha social. Los otros factores más tangibles pasarán totalmente desapercibidos.

 

El mundo del emprendimiento evoluciona, y los inversores lo hacen con él. 

Existen muchos factores capaces de hacer sentir a un inversor que ha encontrado su propósito cuando decide invertir en un proyecto; y no sólo eso, sino que cada día más, se involucran, junto con los emprendedores, por construir una sociedad más talentosa, respetuosa y luchadora.