La importancia del Pacto de Socios en una startup

blog-documentacion-legal-ronda-financiacion-2-pacto-socios

 

Seguro que hace algún tiempo que vas entrando regularmente en nuestro blog y leíste la publicación que hicimos sobre qué es un Term Sheet, ¿verdad? Si no habías leído esta publicación, puedes hacerlo pinchando sobre el link.

Hoy toca hablar sobre la importancia del Pacto de Socios. Es posible que este concepto te suene bastante y que, incluso, lo escuches con otras denominaciones como “Acuerdo de Socios” o incluso como “SHA” (del inglés, Shareholders Agreement, que traducido literalmente significa Pacto de Socios).

Pero ¿qué es este Pacto de Socios? Podemos definirlo como aquel acuerdo entre los socios fundadores o emprendedores que firman para regular las relaciones entre ellos y entre ellos y la sociedad que van a crear e impulsar e incluso con terceros como los socios inversores que entrarán en el capital social cuando hagan una ronda de financiación.

Nos encontramos ante un documento de vital importancia para evitar que haya malentendidos en un futuro y no dejar nada al azar. Es muy habitual que este documento a lo largo de la vida de la startup vaya evolucionando e incluso sea reemplazado por acuerdos o contratos más complejos para proteger los intereses de todos los firmantes.

Podríamos decir que para constituir una sociedad no es imprescindible contar con un Pacto de Socios ya que a la hora de constituir una empresa vamos a necesitar únicamente lo siguiente:

  • Escritura de constitución
  • Estatutos Sociales

Para que nos entendamos: la escritura de constitución es el documento que firmas en el notario donde se recogen aquellos aspectos más relevantes de la sociedad como es la identificación de los socios, el capital social (como está repartido), el objeto social, quién es el administrador, etcétera. Los Estatutos Sociales amplían esta información y la amplía añadiendo cómo se toman las decisiones, etcétera. Por regla general, en el momento de constitución se suelen utilizar “estatutos tipo”, con cláusulas tipo que incorporan lo que regula la Ley de Sociedades de Capital.

Entonces, si ya hay unos Estatutos Sociales, ¿por qué conviene tener un Pacto de Socios?

Veámoslos con algunos ejemplos:

  1. Unos compañeros de universidad han tenido una idea innovadora pero no saben si va a tener éxito. Constituir una sociedad tiene unos costes aparejados, generalmente alrededor de unos 600 euros (Notaría más Registro Mercantil), por lo que antes de constituir una sociedad quizás es conveniente probar si el modelo de negocio tiene sentido. En este caso, en el Pacto de Socios regularemos cómo se van a dividir los eventuales beneficios que podría generar la idea de negocio, quién hace cada tarea, etcétera.
  2. Se constituye una sociedad entre varias personas y el negocio va muy bien. Si no se establece cuál es, por ejemplo, la política de reparto de dividendos va a generar conflictos entre los partícipes. Y sí uno de los socios no acaba de encajar o uno de los socios decide irse, ¿qué ocurre? Estas son dos situaciones que se pueden resolver fácilmente si hacemos un pacto de socios en el que incluimos un plan de vesting.

¿Cuáles suelen ser los problemas legales qué suelen surgir en una compañía y cómo se solventan con los Pactos de Socios?

  1. Derechos de los socios poco claros

Un Pacto de Socios (y los Estatutos Sociales) se puede utilizar para establecer los derechos que se otorgarán a los diferentes tipos de socios para qué éstos conozcan cómo se van a relacionar con los demás socios y con la sociedad desde el momento en que se convierte en socios. Generalmente hablaremos de derechos políticos (tomar decisiones) y económicos (participar en los beneficios o dividendos que se puedan repartir). De este modo, los socios fundadores o emprendedores pueden recibir participaciones sociales de tipo A con derecho a dividendos y voto, mientras que otros socios como los socios inversores o los trabajadores que participen en el plan de phantom shares de la compañía o stock option (esto es un capítulo aparte que explicaremos más adelante) pueden recibir participaciones sociales de clase B que sólo den derechos económicos en determinadas circunstancias.

  1. Puede obstaculizar la financiación futura

Pongamos en la situación de que uno de los socios va un poco por libre y decide iniciar una campaña de crowdfunding para captar financiación externa para desarrollar su idea de negocio y startup o decide ir al banco a solicitar un préstamo y endeuda a la compañía.

El Pacto de Socios sería muy útil para evitar situaciones de endeudamiento y limitar qué tipo de financiación es adecuada para la compañía. En este caso, el Pacto de Socios establecerá procedimientos internos para solicitar dinero prestado y, asimismo, cantidades que se pueden pedir prestadas sin el consentimiento de los demás socios.

Es importante señalar en este punto que una compañía muy endeudada será mal vista por potenciales socios inversores ya que, podría ocurrir, que tengan la sensación de que el dinero que están invirtiendo va a parar a pagar estas deudas en vez de activar acciones que hagan desarrollar y crecer el proyecto emprendedor.

  1. Posición de negociación más débil con los inversores

Ahora imagina que la startup ha decidido abrir una ronda de financiación y después de diversas presentaciones y pitches ante inversores en foros, han recibido una propuesta de inversión por un business angel. Sin embargo, antes de realizar la inversión, éste les pide una copia del Pacto de Socios vigente y, lamentablemente, los socios no firmaron tal acuerdo. El hecho de que no cuenten con tal documento firmado significará una pérdida de tiempo al tener que redactarlo, gastos de honorarios del abogado, etcétera. Además, existirá el riesgo de que el inversor pierda la confianza al no tener claro qué derechos se aplicarán una vez pase a ser socio de la compañía. Del mismo modo, los emprendedores deberán familiarizarse con los conceptos introducidos por el nuevo inversor y es posible que tengan que conceder ciertos puntos, ya que sería difícil demostrar las prácticas existentes de la empresa.

  1. La desorganización puede dar lugar a multas y sanciones

Antes de invertir, el business angel es posible que pida hacer una due dilligence, o lo que es lo mismo, revisar que haya un cumplimiento normativo de todas las obligaciones legales en la compañía. En caso de que haya algunas incongruencias podrían derivarse multas y sanciones. Así pues, el Pacto de Socios puede servir como una memoria para mantener la compañía en un régimen de cumplimiento normativa con el fin de, por ejemplo, obtener un seguro, preparar cuentas, presentar formularios ante el Registro Mercantil, presentar declaraciones de impuestos y organizar reuniones de la Junta General de Socios.

  1. No competencia de los socios

Uno de los socios ha recibido una oferta para ofrecer asesoramiento del sector. Los demás socios consideran que el tercero es un competidor, pero el socio que ha recibido la oferta sostiene que no operan en el mismo mercado que la compañía y que sería una gran oportunidad para éste.

El Pacto de Socios es muy útil para delimitar qué se entiende por competidores y qué actividades pueden llevar a cabo los socios con terceros sin que pongan en riesgo los secretos empresariales de la compañía.

  1. Procedimiento poco claro para resolver el conflicto de socios

¿Qué ocurre cuando los socios tienen opiniones diferentes sobre determinadas materias?  Generalmente las decisiones se tomarán en base al porcentaje de participación en capital social de la compañía, pero ¿y si no llegamos a un acuerdo y debemos tomar una decisión de un asunto clave? En estos casos, es importante establecer métodos para resolver conflictos, uno de ellos es optar por un mediador externo. Esta herramienta también es muy útil para resolver conflictos o cuando concurren circunstancias en las que los socios trabajadores no pueden trabajar juntos y, por lo tanto, por el bien de la compañía es mejor que uno de los socios salga.